pencil ilustradores
facebook twitter googlePlus linkedin youtube vimeo instagram flickr pinterest rss
Todas las novedades

El gato que andaba solo

El gato que andaba solo, de Rudyard Kipling, es el relato ilustrado por Adolfo Serra en El paraíso de los gatos y otros cuentos gatunos, de Nórdica Libros.
Los gatos, esos adorables compañeros, son los protagonistas de los cuatro cuentos recopilados en este libro en el que Adolfo Serra, Ana Juan, Elena Ferrándiz y Javier Olivares iluminan los textos de Rudyard Kipling, Émile Zola, Mark Twain y Saki.

Inteligentes y elegantes por naturaleza, según la editorial, estos felinos han servido de inspiración a muchos artistas de diferentes latitudes a lo largo de los siglos. Tanto los escritores como los ilustradores nos muestran cuán diferentes pueden llegar a ser estos seres curiosos, pese a parecernos, a veces, tan iguales.

"Kipling –comenta Serra- me trasladó a otra época, al comienzo de los tiempos, una especie de realismo mágico donde los animales tienen su propia voz y justo nos encontramos en un momento clave que condicionó el papel de cada animal y su relación con el hombre".

Las primeras imágenes que "me venían a la cabeza eran ilustraciones basadas en pinturas rupestres. Sin embargo, me parecía que también había magia en el relato. La figura de la mujer evoca magia, es una especie de hechicera antigua. La historia describe la lucha entre el gato y la mujer y cómo cada uno emplea su astucia para intentar vencer al otro".

Así, "toda esta idea de mundo mágico antiguo me llevó a otro sitio pero, de alguna forma, había una relación con el mundo de la cueva, lo rupestre, la magia".

Contrastes, similitudes, positivo, negativo, blanco y negro. "Y el fuego y los sortilegios, la hoguera... el amarillo. Con todo eso en la cabeza y tras hacer unos bocetos, me pareció que la historia de Kipling era tan genial en sí misma, que las ilustraciones debían ir por otro camino. No me encajaba una descripción sin más de lo que pasaba. Debían transmitir un mundo extraño, una lucha con pocos elementos y con un toque simbólico".

Serra optó por ilustraciones a doble página "para marcar el límite y construir el espacio como frontera y como contraste. Los personajes se contraponen unos a otros y el color ayuda a reforzar esa idea".

"El gato siempre va un paso por delante, se mueve con astucia, irá y vendrá y como él mismo dice: ...sigo siendo el Gato que anda solo, y lo mismo me da un lugar que otro”.
IMÁGENES RELACIONADAS
VÍDEOS RELACIONADOS
El gato que andaba solo
NOTICIA RELACIONADA CON: