pencil ilustradores
facebook twitter googlePlus linkedin youtube vimeo instagram pinterest domestika behance rss
Todas las novedades

¡Bienvenida, Silvia Ferpal!

La tipografía de Silvia Ferpal empapeló todo Madrid en San Isidro, las fiestas castizas de la capital. Combinaba estilo y amor por su ciudad. La Ferpal Sans le dio una enorme popularidad a esta ilustradora de día y diseñadora de noche o diseñadora de día e ilustradora de noche. Difícil saber dónde empieza una y termina otra. Como toda superheroína que se precie, vive en Nueva York pero sin identidades secretas. ¡Bienvenida a tu casa, Silvia!
La tipografía Ferpal Sans, obra tuya, sonó mucho a causa de los carteles de las fiestas de San Isidro (Madrid). ¿Cómo te dio por ahí?

Nació en el curso de tipografía Glíglifo. La intención fue crear una tipografía que sirviera para grandes formatos y representara Madrid, así que dibujé letras con formas abiertas que fueran reconocibles en la distancia y tomé elementos madrileños para componerlas. Desde la idea inicial las formas han ido evolucionando pero todavía le queda mucho recorrido.

Uno de los elementos tipográficos madrileños más reconocibles son los carteles cerámicos con los nombres de las calles, así que era una buena oportunidad para cogerlos como referencia. La S mayúscula, la R, y la A son algunas de las formas más representativas, así que intenté llevármelas a mi tipografía.

Casi todas las grandes ciudades presumen de una tipografía asociada a su imagen. ¿Madrid saldará esta deuda?

¡Ojalá! Aunque a la Ferpal Sans todavía le queda mucho recorrido.

La tipografía puede descargarse de tu web y utilizarse libremente. ¿Está teniendo mucha acogida? ¿Para qué la recomiendas?

La verdad es que tiene un montón de descargas. La tengo disponible gratuitamente para todo aquel que la quiera usar ya que considero que es un proyecto todavía inacabado. He visto que se ha aplicado en el logo de una marca de café polaco, en carteles de conciertos, en cartelas de vídeo... Mi recomendación es usarla en títulos y formatos grandes.

A todo esto, ¿cuál es tu tipografía favorita?

Uy. ¡Qué difícil! Creo que no tengo una favorita. Cada tipografía tiene su propósito y momento adecuado. Soy bastante clásica eligiendo. Suelo usar con las que ya he aprendido a llevarme con ellas.



¿Sigues trabajando tipografías?

La tipografía es una parte muy importante del día a día de un diseñador. Trabajo con ella continuamente tomando decisiones y componiendo. Sin embargo, no he seguido creando más tipografías. ¡La Ferpal Sans va para largo!

Diseñadora de día, ilustradora de noche. Además, viviendo en Nueva York. Suena a superheroína con identidad secreta. ¿Cómo conviven ambos perfiles? ¿Se retroalimentan?

Totalmente. Siempre intento que los proyectos de ilustración tengan un componente grande de diseño y viceversa. Actualmente vivo en Nueva York y trabajo como diseñadora visual y de interacción en Designit, donde suelo tener oportunidad de incluir ilustradores. Por las tardes le doy la vuelta a la tortilla e ilustro, aunque no puedo olvidarme de cómo componer la imagen, el texto, etc.

Por cierto, ¿qué superpoderes elegirías?

Instanapping. Echarme siestas en cualquier momento y cualquier lugar y que el tiempo no haya pasado.

¿Por qué cambiaste Madrid por Nueva York?

La empresa donde trabajo, Designit, abrió una oficina en Nueva York hace un par de años y me vine a ayudar y aprender. Quería aprender a trabajar con otras culturas y mejorar el inglés.



¿La Gran Manzana inspira tanto como nos parece en provincias o una acaba igualmente tirada en
el sofá enganchada a Netflix?


(Risas) Ni lo uno ni lo otro. Nueva York tiene muchas zonas y hay algunas muy tranquilas. Vivo en Brooklyn y mi día a día es bastante normal. Eso sí, ir a Manhattan es alucinante y parece que estás de vacaciones porque siempre descubres sitios nuevos.

¿La mudanza ha influido en tu estilo?

¡Sí! Por un lado porque me vine con lo mínimo y eso hizo que mis materiales de trabajo se redujeran. Me he aficionado a los rotuladores por comodidad. Vivo en una casa más pequeña. Por otro lado, aquí tengo mucho más tiempo libre.



En 2017 recibiste uno de los premios Creación Injuve. ¿Fue un respaldo importante? ¿En qué
consistía el trabajo premiado?


El proyecto consistía en la combinación de formas geométricas a las que se les aplicaba una alteración y creaban formas nuevas. La intención era descifrar qué alteraciones se han de hacer a las formas básicas para conseguir cualquier tipo de forma.

Sumas más exposiciones colectivas que individuales. ¿Esa característica colaborativa es uno de los rasgos de tu generación? Y, ahora que nos ponemos abuelos, ¿cómo sienta tanta etiqueta sobre los millennial?

Hay de todo, evidentemente, pero creo que somos una generación muy sana y creativa y eso me hace estar orgullosa de la etiqueta.

De tu experiencia neoyorkina ha nacido Sobremesa. Un álbum ilustrado sobre palabras que
no puedes traducir al inglés... ¡Sorpréndenos!


Uy, voy sumando a la lista cada día más y más palabras: sobremesa, entrecejo, merienda, cutre, chapuza, rebañar, provecho, etc.

¿Ha sido complicado conceptualizarlas y explicarlas a los estadounidenses?

¡Sí! Son palabras que para mí están llenas de connotaciones y le sigo dando vueltas a cada imagen que creo. Los estadounidenses se ríen mucho de las palabras que tenemos, sobre todo, cuando les hablo de lo que es "rebañar".







Otro proyecto original ha sido la creación de los Cuacuadernos, con tramas adaptadas a las necesidades de diferentes profesiones (inventor, calígrafo, diseñador web...) "para ayudarnos a dejar de ser patos". ¿Puedes contarnos más?


Los Cuacuadernos son una colección de cuadernos de tramas. Cada trama y formato de cuaderno está pensado para ayudar a aquel que use el cuaderno. Por ejemplo, el cuacuaderno para calígrafos tiene una trama donde dibujar las partes de la letra y poder hacer itálicas.

Este es un momento ideal para nuestra pregunta favorita. Timbales, por favor: ¿cómo definirías tu estilo como ilustradora?

Suelo hacer formas sencillas, escenas minimalistas y poco recargadas donde el blanco es un protagonista más.

¿En qué proyectos andas ahora?

Sigo ilustrando el libro de palabras españolas sin traducción al inglés, preparando una exposición en el Museo de las Artes Decorativas de Madrid, colaborando en un blog…



En dos palabras o casi...

¿Animal favorito? Pato.

¿El metro de Madrid o Nueva York? Madrid.

En EEUU echas de menos... Las terrazas, las croquetas, las palmeras de chocolate, mi familia...

¿Con o sin serifa? Ambas.

En tu mesa de dibujo no falta... Un portaminas y un flexo.

Tres cosas que haces antes de ponerte a dibujar. Recopilar las fotos que he ido haciendo durante el día pensando en dibujar y ponerme el pijama o algo cómodo. ¡Sólo dos!

Te inspira... Andar por la calle. Siempre encuentro cosas que me inspiran y alegran el día. También me inspira ir a librerías o hablar con mis sobrinos.

¿Tu primera ilustración recordada? Recuerdo que de pequeña hice una oveja en el Paint del ordenador de mi abuelo, que era súper moderno, y le iba poniendo disfraces y textos. Luego lo imprimía y era la persona más feliz del mundo.

¿Compras el vino por la etiqueta? Por supuesto.

¿Por qué página te llegas del libro que lees? Estoy leyéndome How to sharpen pencils. Un libro muy gracioso sobre cómo afilar lápices, aunque no lo estoy leyendo en orden, la verdad.

Ese color díscolo que nunca encajas... Marrón oscuro.

¿Una historia para ilustrar? Los tres cerditos.

¿De qué película querrías haber creado el cartel? Babe, el cerdito valiente.

¿Diseñadores e ilustradores se darán una tregua? Ah, ¿que están enfadados?

Pon banda sonora a tus dibujos. Kevin Johansen.

No podrías vivir sin... Lápices.


NOTICIA RELACIONADA CON: