pencil ilustradores
facebook twitter googlePlus linkedin youtube vimeo instagram flickr pinterest rss
Todas las novedades

Calendario solidario

Daniel Montero Galán se encarga de febrero en el calendario solidario de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes (Madrid). 
La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui publica anualmente un almanaque "con el que recoger fondos para llevar a cabo algunos de nuestros proyectos y actividades de cooperación con el pueblo saharaui. Este calendario solidario se hace gracias a la donación de ilustraciones de grandes dibujantes y humoristas. Por sus páginas ya han pasado Forges, Iliana Gatto, Malagón, Naiara Arrieta o Idígoras & Pachi, entre muchos otros".

El dinero recaudado este año está destinado al proyecto Vacaciones en paz.  "Los niños y las niñas saharauis viven desterrados en la frontera argelina. Lejos del mar.  No pueden siquiera imaginar su brisa, sus peces, su azul, su majestuosidad... Viven en una tierra torturada, dolida, como sus frágiles cuerpecitos. En esos cuerpecitos donde abundan parásitos, por la contaminación del agua; porque no hay con qué sanearla", explican desde la Asociación.

Y es que "hay mucha falta de proteínas y vitaminas en su organismo porque dependen de la ayuda internacional, que llega a lento y cansino ritmo. A veces se deteriora por el clima y el transporte. Se consume en ocasiones caducada. Otras veces no llega. Y hasta se amenaza con cortarla".

Además, cuentan en su web, "estudian con escaso material escolar. Aprenden árabe y español, porque el castellano representa un elemento más de identidad. En los campamentos de refugiados saharauis, los niños y niñas juegan mucho, aunque de juguetes sólo tienen residuos de latas made in ayuda humanitaria, para suplir su traviesa fantasía".

Vacaciones en paz "surgió hace cuatro décadas. Los primeros niños que vinieron veían con los ojos enormes abiertos de admiración, cómo era posible que de un grifo en una pared saliera agua. Los había que querían llevárselos de regreso a casa convencidos de que el grifo era el que obraba el milagro. A los diez mil niños y niñas que vienen ahora cada verano a España, ya no les sorprenden cosas así, pero no han perdido la ilusión por descubrir otras nuevas. Las familias españolas de acogida temporal, dicen que cada verano es más lo que reciben de los niños saharauis que lo que ellas les dan".
IMÁGENES RELACIONADAS
NOTICIA RELACIONADA CON: